Inicio | Recaudación > Recaudación > Señalamiento de bienes y derechos

Señalamiento de bienes y derechos

Con este trámite se pretende facilitar el ejercicio de los derechos de los obligados al pago con deudas en fase de apremio, posibilitando el señalamiento de bienes o derechos por el propio deudor para garantizar el cobro de la deuda, y evitando otras actuaciones de embargo que puedan resultarle especialmente onerosas o molestas.

La oferta de bienes y derechos no implica la obligatoria aceptación de los mismos por parte de la Administración tributaria.

 

¿Quién lo puede solicitar?
Los titulares de deudas en fase de apremio o sus representantes debidamente acreditados.
 
Documentación necesaria
  • Impreso debidamente cumplimentado y firmado. Puede descargarlo pulsando aquí.
     
  • Documentación que acredite la propiedad de los bienes o derechos ofrecidos para garantizar el cobro de la deuda (documentos bancarios que acrediten la titularidad e identificación de cuentas abiertas en entidades de crédito, copia de las últimas nóminas o pensiones, notas simples o escrituras de bienes inmuebles, copia de los permisos de circulación de los vehículos, copia de los contratos o arrendamientos que garanticen el cobro de crédito, renta o intereses, etc.).
  • Documentación que acredite la representación, siempre que no lo solicite el obligado tributario.
  • Cualquier otra documentación que considere conveniente.

Información complementaria

La Ley General Tributaria recoge la posibilidad de que los obligados al pago con deudas en vía de apremio puedan señalar bienes o derechos que garanticen el cobro de la deuda con la misma eficacia y prontitud que otros embargos que puedan producirse con carácter preferente, siempre que no se cause con ello perjuicio a terceros.

En caso de que no se señalen bienes ni derechos por el deudor, la Administración tiene la obligación de trabar los bienes y derechos susceptibles de embargo en cuantía suficiente para cubrir el importe de la deuda no ingresada en vía de apremio, con los correspondientes recargos y costas del periodo ejecutivo, teniendo en cuenta la mayor facilidad de su enajenación y la menor onerosidad para el obligado al pago, de conformidad con el siguiente orden legal supletorio:

  1. Dinero efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito.
  2. Créditos, efectos, valores y derechos realizables en el acto o a corto plazo.
  3. Sueldos, salarios y pensiones.
  4. Bienes inmuebles.
  5. Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  6. Establecimientos mercantiles o industriales.
  7. Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
  8. Bienes muebles y semovientes.
  9. Créditos, efectos, valores y derechos realizables a largo plazo.

Legislación aplicable

Ley General  Tributaria: Artículos 34, 162 y 169.